Especialidad que trata la parte interna de los tejidos dentarios cuando estos están afectados por caries, fracturas, desgastes, etc., quitándole a la pieza dentaria la sensibilidad y dolor mediante el retiro del nervio, con la finalidad de salvarla de una posible extracción y permitir así que pueda seguir cumpliendo su función masticatoria y estética.